por mayoría abrumadora, se aprueba el proyecto de ley para porte de armas sin permiso
Con 90 votos a favor y 30 en contra, la Cámara de Representantes de Carolina del Sur aprobó proyecto de ley para porte de armas sin permiso

Con 90 votos a favor y 30 en contra,la Cámara de Representantes de Carolina del Sur ha aprobado un proyecto de ley para el porte de armas sin permiso estatal. El estado de Palmetto está un paso más cerca de unirse a otros 25 que cuentan con algún tipo de ley de “porte constitucional”.

La Cámara de Representantes de Carolina del Sur, controlada por los republicanos, votó el miércoles por abrumadora mayoría a favor de un proyecto de ley para portar armas sin permiso. El objetivo es que los legítimos propietarios de armas de fuego puedan portarlas abiertas u ocultas sin necesidad de un permiso estatal.

La votación, 90-30, sitúa a este estado conservador un paso más cerca de unirse a otros 25 que cuentan con algún tipo de ley de “porte constitucional”. El destino de la última iniciativa del estado para relajar las restricciones sobre las armas depende una vez más del Senado, donde los legisladores rechazaron una propuesta similar hace dos años.

“Esto abrirá opciones para que las familias se protejan sin un permiso”, dijo el representante republicano Bobby Cox, principal patrocinador del proyecto de ley. “Los habitantes de Carolina del Sur pueden seguir recibiendo la formación que necesitan. Pero no necesitan un permiso para ejercer ese derecho”.

Opiniones encontradas con respecto al porte de armas sin permiso

Los republicanos aprobaron el proyecto de ley a pesar de las fuertes objeciones de muchos demócratas que dijeron que la medida disminuiría la seguridad pública en las comunidades ya asoladas por las muertes por armas de fuego. Entre los opositores se encontraba un legislador cuya hermana fue una de los nueve fieles negros asesinados por un supremacista blanco declarado en un tiroteo masivo en 2015 en la iglesia episcopal metodista africana más antigua del sur.

El representante JA Moore acusó a los republicanos de apoyar públicamente una medida reconocida en privado por algunos como un “mal proyecto de ley.”

“Mi hermana fue asesinada por un arma legal que un terrorista supremacista blanco no debería haber tenido”, dijo Moore. “Así que vergüenza debería darles por jugar a la política con la vida de la gente”.

Estos son algunos temas que abarca el proyecto de ley para porte de armas sin permiso

La medida de porte de armas sin permiso restringiría la entrada de armas en centros de detención, juzgados, colegios electorales, oficinas gubernamentales, eventos deportivos escolares, escuelas, santuarios religiosos y consultas médicas, entre otros lugares.

Las fuerzas del orden, las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional, la milicia estatal y los miembros de la judicatura que estén de servicio están exentos de estas restricciones. Tras algunos debates, los legisladores añadieron a la lista a los defensores públicos y a los secretarios judiciales de los condados, pero les prohibieron explícitamente llevar armas ocultas en los centros penitenciarios.

Dicha providencia reduciría efectivamente la edad a la que los ciudadanos de Carolina del Sur pueden llevar un arma oculta. La ley estatal permite a cualquier persona mayor de 18 años comprar un arma. Pero los permisos de armas ocultas sólo se han concedido a mayores de 21 años.

El proceso para obtener un permiso de armas ocultas en Carolina del Sur requiere actualmente unas ocho horas de formación. Otra enmienda fallida pretendía añadir un texto que animara a los ciudadanos a completar un “curso de educación sobre armas de fuego”.

Varias enmiendas convirtieron en extraños compañeros de cama a los demócratas y al ultraconservador Freedom Caucus. Uno de los cambios introducidos con éxito añadía un texto en el que se afirmaba explícitamente que el hecho de llevar un arma abierta “no otorga a un agente de la ley sospecha razonable o causa probable para registrar, detener o arrestar a la persona.” Algunos legisladores negros expresaron su preocupación por que los agentes de policía trataran a los propietarios de armas afroamericanos de forma diferente a los demás.

El proyecto de ley prohibiría la posesión a personas condenadas por delitos graves, menores y empresariales

Una sección concreta del proyecto de porte de armas sin permiso suscitó igualmente la oposición de los dos grupos habitualmente enfrentados.

Además de permitir la portación sin permiso, el proyecto de ley prohibiría la posesión de armas de fuego a las personas condenadas por la mayoría de los delitos graves y equipararía las penas estatales a las de la ley federal. Las infracciones se castigarían con penas de prisión de hasta cinco años por el primer delito, de cinco a 20 años por el segundo y de diez a 30 años por los siguientes. También se prevén exenciones para los condenados por delitos empresariales, como infracciones antimonopolio o prácticas comerciales desleales. También eximiría a cualquier persona condenada por un delito menor punible con cinco años de prisión o menos.

¨Esta nueva ley penal restringe la posesión de armas de fuego dentro de esta supuesta expansión de los derechos de armas¨: Representante republicano Thomas Beach

El representante republicano Thomas Beach dijo que la sección equivalía a una “apropiación de armas” coherente con la “agenda anti 2ª Enmienda” del presidente Joe Biden. Los demócratas también criticaron a sus homólogos por crear una nueva ley penal que restringe la posesión de armas de fuego dentro de esta supuesta expansión de los derechos de armas.

El representante demócrata Seth Rose acusó a los republicanos de meter dos medidas en un solo proyecto de ley en un “señuelo” que eludía el necesario proceso de comité, en el que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley han expresado previamente su oposición a propuestas similares de portación sin permiso.

“Cuando llegas a la escena de un crimen y todo el mundo lleva armas en la cadera, adivina qué, eso es peligroso”, dijo Rose. “Las fuerzas del orden no saben quiénes son los buenos y quiénes los malos. Y muchas veces no queremos que los buenos actúen como las fuerzas del orden y empeoren una mala situación.”

Cox apoyó la iniciativa que, según dijo, protege tanto a los propietarios de armas respetuosos con la ley como a los delincuentes violentos. Cox dijo que los legisladores trabajaron extensamente en el proyecto de ley con la Asociación Nacional del Rifle, Carolina del Sur División de Aplicación de la Ley y los sheriffs locales.

El representante republicano Weston Newton sugirió que el “estatuto de delincuente en posesión” adicional era necesario para asegurar el apoyo de los grupos de aplicación de la ley que querían más herramientas para tomar medidas enérgicas contra los reincidentes acusados de delitos menores de posesión de armas.

“Este texto debe permanecer en el proyecto de ley o las fuerzas del orden se opondrán a él”, declaró Netwon. “Esto formaba parte del acuerdo cuando se presentó”.